Hoy os quiero hablar sobre el Proyecto Milma.

Me llego la información de este proyecto por medio del CIFE de Fuenlabrada, hace más de dos años. Por motivos diversos me intereso desde el primer momento, pero estaba realizando otras formaciones y no pude integrarme en ninguna de las ediciones anteriores.

Este año, por fin, estuve libre para poder solicitar su ingreso, y después de hacer unas pruebas y una entrevista, me comunicaron que entraba en el grupo de Desarrollo y Diseño Web.

Yo tengo experiencia como programadora y administrativo, y había realizado algún curso sobre paginas web, había tocado algo de HTML y CSS, pero, ni me había dedicado a ello ni había profundizado en este área tecnológica.

Por eso, me llamo un poco la atención y lo vi como otro palo que tocar en mi loca carrera por encontrar un trabajo.

El laboratorio empezaba en el mes de marzo, y todos sabemos que lo que paso, y yo lo di por suspendido o, por lo menos, aplazado. En el mes de abril me llamo Ana, la coordinadora del proyecto y me pregunto si estaba dispuesta a empezarlo en remoto, que aunque no se había hecho nunca, iban a intentarlo realizar de esta forma ya que no había en futuro inmediato posibilidades de hacerlo en presencial. Por supuesto le dije que si, que estaba dispuesta a realizarlo.

El laboratorio empezó en abril, a mediados, y ha sido una locura, pero de las locuras que te llenan la vida. Al principio fue un poco frió, todos viéndonos en pantalla, sin conocernos, sin saber quienes somos, sin esa pausa para el café donde empiezas a conocerte, a contarte tus vicisitudes en el mundo laboral, etc. Pero, luego, gracias a Ana y sus materias transversales, empezamos a conocernos, algunos se han abierto más que otros, pero en general hemos creado un grupo bastante bien avenido y cordial. En otro momento hablare más profundamente sobre lo que ha supuesto sus clases.

En cuanto a las materias tecnológicas, que puedo decir, desde el primer momento me engancharon y no he podido dejarlo, me ha abierto un mundo que, en mi ignorancia, creía menor dentro de la informática, y que equivocada estaba. Es un mundo fascinante, que ha crecido como la espuma y que en este momento nos abre un mundo fascinante de creación y descubrimiento.

Desde luego, no se si al final encontrare trabajo o no, pero lo que si quiero decir es que es mi camino, no se como lo voy a realizar, que mochilas llevare, que piedras encontrare, pero que me quiero dedicar a esto, eso lo tengo muy claro.

Y todo gracias al Proyecto Milma, al Cife de Fuenlabrada y a tantos profesionales que están trabajando en formas diferentes de proporcionar conocimientos y encaminar este mundo tan cambiante y donde, por desgracia o por suerte, nunca se sabe, las formas antiguas de aprender ya no sirven.

Yo os animo a acercaros a este tipo de proyectos, que ven la formación desde un punto de vista diferentes, sin corsés que aprieten y te ciñan a un solo camino, que te permiten explorar tus habilidades y aptitudes sin coartarlas bajo estrictos cánones de estudio y formas de aplicarlos.

Para mí, que he realizado en estos años varias formaciones, a sido un soplo de aire fresco y me ha dado una seguridad y una autoestima en mí que creía haber perdido.

Gracias Ana y Amaya por haber confiado en mí y en mis posibilidades.

Un saludo

Yolanda

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *